domingo, 24 de agosto de 2008

Uno bueno y uno malo

En este post les voy a contar dos historias, una buena y una mala.
Primera
El sábado antepasado Matilda estaba con su padre en la casa y le pidió el favor de llamarme al mobil. Estaba emocionadísima contándome que el tete (biberón) se le había roto, entonces que había tenido que tirarlo, que ella ya estaba muy grande. También me pidió el favor de que le pasara a mi jefe. Estaba tan orguyosa que también se lo contó a el.

Así pasó el día, por la noche por supuesto lo pidió para irse a dormir como estaba acostumbrada y le dijimos que no se podía, que se acordara que ella lo había tirado.
Pues sin decir nada se acostó a dormir muy tranquilita.

Como a las 9 de la mañana se despertó y lo primero que nos dijo llorando fue: "yo no soy grande" aaaaaajajajajajajaja pobrecita, casi se me parte el corazón pero los dos (Javier y yo) éramos muertos de la risa. Pues nada, finalmente le recordamos que su tete lo había tirado y que si era grande para seguir tomándolo. Se lo tomó bastante bien, así será que hasta el sol de hoy no lo ha vuelto a pedir.

Segunda


El domingo nos fuimos con mi amiga mamasita, su hijo Oliver, su marido David,un amigo de ellos, Matilda y Javier (mi chico) al Parque de Collserola, la pasamos delicioso, hicimos una caminata hasta llegar a un sintio donde comimos. Hicimos un pic-nic, ellos llevaron una parte de la comida y nosotros otra.

Durante la caminata, Fernando (el amigo) le dio unas galletas de chocolate a los niños. Eran bastante grandes así que se comió dos. Almorzamos (comimos) y de postre se comió otra, pero mi pequeño diablito quería mas y mas yo por supuesto de lije que no mas galletas, ya había comido suficientes.

Pues no saben el show que me hizo. Se tiró al suelo, no quería caminar ni nada de nada, solo quería su galleta. Nosotros somos bastantes estrictos en este tema, no somos de darle muchas cosas de paquete asi que cuando decimos no mas, es no mas y sobre todo cuando ya se ha comido 3 galletas grandes de chocolate.

No les digo mentira, lloro media hora pidiendo la galleta, casi me vuelve loca. Javier la cogió en brazos y segía con el berrinche. Estas son las veces que me dan ganas de estamparla contra una pared. Trato de hacer lo mejor pero parece que fuera hija de una persona que no la educa.....

Les juro que a veces no se que hacer, creo que lo hago bien, pero la paciencia a veces se me agota.

6 comentarios:

Laia dijo...

Mis felicitaciones a Mati por su tete, a veces con eso de que ya es mayor se consiguen muchas cosas.

En lo del berrinche, se como te sientes, Aitana hace lo mismo y últimamente mas. Todas las noches íbamos a dar un paseo y la dejaba montar un ratito en unas colchonetas elásticas que habia en la playa, y obviamente ella siempre quería más. Todos los días lloraba y gritaba y a mi como tu dices me daba apuro. Finalmente le decía pues nosotros nos vamos si quieres vienes y cuando veía que nos íbamos sin ella venía y sino la metía en el carro y que llore todo lo que quiera. Esa es mas o menos mi tactica, no hacerle demasiado caso cuando se pone así, igual que tu me pongo de los nervios y a veces hasta me da verguenza pero por lo menos ella aprende a que no le sirve de nada y al final se le pasa y vuelve a estar como siempre. ESpero haberte ayudado. Besos

alma dijo...

Es bueno lo q has hecho.
aunq te haga pasar un buen rato de vergüenza, va a aprender q cuando papá y mamá dicen NO, es NO.

y q cuando dicen NO no es por un capricho, es porq lo han pensado detenidamente y no le conviene.

Te volverá a hacer lo mismo, pero cada vez durará menos ese berrinche hasta q deje de hacerlo un día.

Pasamos apuro por el numerito q forman delante de los demás. pero tienen q aprender a madudar.

tu tranquila q lo haces fenomenañ.

besos


alma
www.alma.nireblog.com

Françoise dijo...

Pues uy bien, que bien que sea a la par buenos y malos, que tal todos fueran berrinches, jajaja. lo del tete me parece genial, sobre todo por lo facil que fue, y eso que Matilda es chiquita, osea, conozco ninos mas grandes que aun toman tete y por lo que se ve, ni intenciones de dejarlo; asi que buen punto por Matilda y lo del berrinche pues querida, nada que decir de la chiquita, digamos que es normal, lo que si hay que mencionar y recalcar es la autoridad, ahi, punto para los papas y doble, porque ante un berrinche asi otros ceden, muy bien por la paciencia y la seguridad en ustedes mismos. Eso es educar!!!
besitos para los 3

Laura dijo...

Mi hermana, que es picóloga de niños, siempre insiste en que si algo no está, no está. Y que a esa edad, cuando los papás han dicho que no, lo PEOR que pueden hacer es volverse atrás. Será cuestión de mantenerse y morderse las uñas varias veces, que ella va a entender que aunque llore dos horas, un no es un no.
ah, dice mi hermana que una buena táctica es decirle, para no sufrir vos: no está la galleta, pero hay "esto". Y le buscás algo que lo reemplace. Y ella cambiará un objeto por otro, porque en definitiva está buscando los límites. Besos y suerteeeeeee! No la estampes, jua!!!

mamasita dijo...

jajaja, Andre no fue tan horrible ;)
mi opinion es que SI hay que ponerles unos limites y no ceder ante los berrinches, pero tambien concuerdo con Laura en que hay que tratar de desviarles la atencion y entretenerlos con otra cosa, no es mostrar autoridad por que somos sus padres y tienen que obedecer, es hacerles ver que hay cosas que no se hacen, pero que si quieren divertirse con otra cosa pues por que no? es dificil poner esto en practica, lo se, pero tambien se que funciona y nos hace la vida un poco mas agradable.

Elenilla dijo...

Como te entiendo! Laura tiene rabietas gordas y según me pille actúo de una manera u otra. Aunque suelo ser de las que desvía la atención.

Besos