sábado, 1 de agosto de 2009

Barcelona


Desde que tuve a Matilda, Javier quiere irse del centro de Barcelona para algún pueblo cercano.
Digamos que a vivir una vida mas parecida a la que tenemos en Colombia. Los dos somos de Bogotá que es una ciudad algo caótica pero nuestras familias tienen casas de descanso a donde podemos ir todos los fines de semana y en donde podemos olvidarnos totalmente del ruido de la ciudad. Como aquí no tenemos esas posibilidades el directamente quiere irse al campo.
Yo me he negado rotundamente, soy una mujer bastante citadina. Esto no quiere decir que el campo no me guste, es mas, me encanta. Pero no se si tanto com para irme a vivir allá.
El problema radica en lo solos que estamos aquí en España. En el centro que es donde vivimos, veo gente los 365 días del año, bien o mal me encuentro con alguien por ahí a quien saludo, cruzamos un par de palabras y bueno algo aportan a mi existencia.
Cuando llegué a Barcelona Javier tenía muchísimos amigos que eran como decimos en Colombia "amigos de rumba" para los que no entienden nuestra jerga es el típico amigo que SIEMPRE está para salir de fiesta, para una barbacoa que empiece a la 17:00 y termine en fiesta o también para una ida a la playa mas o manos a la misma hora y que también termine en fiesta.
Obviamente no están para acompañarnos a llevar a Matilda al parque a las 11:00, ni para ir a comer a un restaurantico almorzar (comer para los españoles) porque prefieren gastarse la plata (dinero) en la famosa fiesta y mucho menos para pedirles un favor porque el poco tiempo que tienen, ya que se levantan a las 14:00, es para hacer sus cosas.
Pues imagínense si estarán para decirles que tienen que cojer tren porque la casa es a 20 minutos de Barcelona y que nos vayan a visitar y quedarse a dormir donde la rumba va a ser un par de cervezas o unos vinitos relajados por la noche y nada de discoteca. Ahí si que nos morimos solos en medio de la nada. Ustedes dirán que eso no son amigos y así es, por eso digo que estamos bastante solos. Por supuesto queda uno que otro por ahí pero nada como la familia. Eso es lo que mas nos hace falta.
Obviamente hay uno que otro por ahí pero definitivamente todos estamos en otro mood.
Por otro lado mis amigas, no son mucho de fiesta pero están ennoviadas, su tiempo libre siempre es para su pareja. De vez en cuando salgo a almorzar (comer) con un par de ellas, otras veces salimos a tomar algo por la noche pero ponerse de acuerdo es difícil, siempre tenemos cosas que hacer. y encima de todo los novios de mis amigas no son amigos mios y menos de Javier. Los conozco, nos saludamos, pero no tenemos mucho en común, así que pensar en salir los 4 es un no rotundo.
Solo tenemos una pareja de amigos con la que realmente lo pasamos bien y nos entendemos, normalmente nos dicen que si a lo que les proponemos y lo mismo al revés, no es necesario pensar si hay que hacer algo especia para ver si vienen o no, simplemente lo pasamos bien y ya esta. Afortunadamente porque si no imagínense.

Hay otro tema que es todavía peor. Cuando llegué aquí y hasta hace unos meses vivía orgullosa porque podía salir hasta tarde con mi hija sin que nos pasara nada. Esto no es para que se asusten pero hace como 1 mes vimos con Matilda 3 robos en una semana a plena luz del día. Llegó un momento en que me preguntó: Mamá a nosotras también nos van a robar? Pobrecita.
Esta semana se me metieron al carro (coche) y me robaron. Por supuesto esto no es lo que quiero para ella.

En la calle donde vivimos es lo mismo, todas las noches están robando y es horrible oír gritar a la gente cuando el raponero sale corriendo con las cosas que les pertenecen.
Así que estoy bastante conflictualizada.
La cosa ha llegado a tal punto que hasta se nos ha pasado por la cabeza devolvernos a Colombia.

Y para terminar; el verano es el momento en que mas tenemos que trabajar, y mi pobre príncipe se enferma.
Nuestra economía la sostiene el turismo, así que tenemos que aprovechar la temporada.
Si quieren que les diga la verdad, es lo mas aburrido del mundo. Mientras que todo el mundo está en la playita y de vacaciones, Javier y yo estamos trabajando como locos y la pobre Matilda con la niñera (canguro) la cual estaba solo medio día con ella pero con lo de Javi pues le toca todo el día porque yo tengo que trabajar por el y por mi.

En fin.... quería desahogarme. Tal vez este post esté un poco enredado pero simplemente quería escribir algo de todas las cosas que tengo en la cabeza.

El próximo post será acerca de Javier, que está pasando un par de días con nosotras en casa porque los médicos le dieron permiso de salir pero tiene que volverse a ingresar

7 comentarios:

Françoise dijo...

Ay Andre, tenaz!!! Lo de los amigos y la vida social ufff yo si que te entiendo, tu ya has leido de mis eternas quejas con los "amigos" de aca... eso defonitivamente no hay como los de Bogota, al menos alla uno se las arregla, pero aca mjjj
Lo de los robos si me dejaste preocupada, pobre Mati, la verdad me asusta eso, pobrecita... no se que decirte.
Irse al campo es duro, quedarse en un lugar que empieza a asustarte tambien, no se... la verdad no se que opinar, yo estaria en la misma confusion...
Lo de Javi esta muy raro, dos semanas cn fiebre???????!!!!!!!! debe ser una infeccion pero terrible!
Andre, animo, ya luego cuando se termine la epoca dura de trabajo, tendras cabeza para tomar decisiones, por ahora concentrate en lo laboral, porque igual que mas da, como esta la situacion toca trabajar y punto, no hay de otra. Trata de no culpabilizarte por dejar a Matilda sola tantas horas, yo se que es duririririrrisiisiismo, pero que hacemos? toca! asi que mas bien los pocos ratos que puedas estar con ella aprovechalos. Ya llegaran tus vacaciones tambien. Animo y mucha suerte!!!
Un abrazo para los tres, fuerza!

Adriana dijo...

Hmmmm, se me ocurre que tal vez si escogen un lugar fuera de la ciudad pero que tenga bastantes vecinos y facilidades hasta se solucionarían los problemas de soledad porque la gente que vive allá es más de vida familiar, con niños? no se, es una posibilidad. Igual te entiendo, yo también soy super citadina y me parecería rarísimo vivir fuera de la ciudad. Pero conozco muchos casos de gente con hijos que es feliz porque encuentra amigos y actividades afines. De pronto no pierden nada con mirar qué posibilidades hay!

Ánimo y que se mejore tu maridito.

Elenilla dijo...

Yo estuve 4 años viviendo fuera de Madrid y cuando volví, los amigos que teníamos habían seguido con su vida y ya no teníamos mucho en común. Pero con los padres de los amiguitos de mis hijos, tanto del cole como del barrio salimos bastante, porque los niños unen mucho. Después de mas de dos años con ellos muchos son más amigos míos que los que tenía de toda la vida.

El tema de los robos es más preocupante. Si no os sentís seguros tal vez sería mejor mudaros, no?

Espero que Javier esté mejor, ya nos contarás que le dicen los médicos.

Besos

NuriaBadilla dijo...

Ay si! Mirá, el tema del campo es así. Nosotros vivimos fuera y la verdad es tan rico, los chicos lo disfrutan demasiado.
Y si la ciudad lo que proporciona es la sensación de estar cerca de ciertas condiciones,pues no se si valga la pena.
Yo creo que más tiene que ver con el duelo y el dolor de la partida y buscar algo desconocido que con querer quedarse en la ciudad. Te juro que al cabo de un rato una no se imagina de vuelta en la ciudad

Ainhoa dijo...

>Te entiendo perfectamente lo de los amigos y la soledad. Aquí no tengo muchos amigos y los pocos que tenemos no tienen demasiado tiempo para pasar con nosotros, los horarios no concuerdan... Por eso, yo como tú prefiero la ciudad. Y como X quería también ir al campo optamos por las afueras, pero bien comunicado con el centro. Y la verdad es que estamos contentos. Pero si no os gusta la zona en la que vivís y que incluso Matilda comienza a sentirse insegura podrías empezar a mirar otras posibilidades, no? Pero déjalo para después del verano cuando estéis más tranquilos y Javier esté mejor. Por cierto, espero que se mejore pronto

Greencolorss dijo...

Gracias por todos esos consejos.
Pues si que estoy hecha un lio.
Fran y Ainhoa: Tienen razón por ahora me voy a preocupar por terminar bien este verano y ver que pasa con Javi. Como dice mi querido padre. "Cada día trae su afán"
Adri: Ya había pensado en algo así, precisamente eso le dije a J. Que al campo, pero por lo menos en un conjunto. A ver que desición tomamos.
Elenilla: El colegio es una buena opción, precisamente tengo una amiga que es la madre de una amiguita de Matilda. En este momento tenemos un problema porque el 99% de los niños que hay en su colegio son hijos de musulmanes y filipinos, las culturas son bien diferentes, no hay mucho para compartir con ellos, asi que estamos viendo como la cambiamos.
Esto será tema de un futuro post
Nuria: Creo que el cambio va a ser bastante dificil pero tienes razón al final uno se termina adaptando, bueno lo digo, si no es en el campo campo. jajaja.

Y bueno por ahora Javier sigue mejorando pero no está del todo bien, estamos un poco mas tranquilos .
Besitos para todas y nuevamente graicas

mamasita dijo...

ay querida! se por lo que estás pasando. no se apuren, yo creo que mejor esperar a tener menos preocupaciones para tomar esa decision de irse o no... me alegró verlos el finde.
besitos!!!!